50 metros en apnea

Uno de mis grandes consuelos cuando estoy en tierra, es de ir a nadar a la piscina olímpica que tengo a 5 minutos andando desde la fábrica (donde vivo). Se trata de una piscina de 50 metros al aire libre, con un sistema de calefacción del agua que te permite nadar en invierno como si fuera verano. No debe de ser muy ecológico, pero lo de nadar bajo el sol al mediodía es un verdadero placer, y de paso me quedo todo el año bronzeado, con la marca del bañador… Cuando voy, unas 3 veces por semana, mis 40 largos (2 km) no me los quita nadie.

2016-06-25 04.00.17 pm
Hace un año Rocky me comentó que nadar 25 metros en apnea no es tan difícil, es solo cuestión de relajarse y aprovechar bien la inercia de los movimientos. Entonces me propuse de hacerlo, y trás algún que otro intento fracasado, lo conseguí. Durante un año lo estuve haciendo casi cada vez que iba a nadar hasta a poderlo conseguir sin mucho esfuerzo. También me acostumbré a pasar por debajo de los yayos que nadan a dos por hora, en lugar de doblarlos, cuando me encuentro uno en mi via.
Hace un par de semanas, navegando en Bretaña, el famoso Berní me dijo que el podía nadar 50 m en apnea, sin palmas y sin lanzarse al agua. Entonces me encabroné: si el gordo lo puede hacer, entonces yo también voy a poder! Porqué me había limitado a nadar en apnea solo en la piscina pequeña? Porque no sabía que podría cruzar en apnea la grande! Así que después de unos cuantos largos de calientamento, me relajé, hiperventilé un poco y traté de ir lo más lejos posible. Ví pasar la marca de los 25 m y seguí nadando todo lo que pude… Cuando no pude más, saqué la cabeza y ví que estaba a la altura de las banderolas, a 5 metros del otro borde. No me lo podía creer, había nadado 45 metros en apnea, con lo cual el objetivo de los 50 m era verdaderamente a mi alcance. Al día siguiente no estaba muy en forma, y tuve que salir a respirar a los 30 metros. Sin embargo al tercer intento lo conseguí: toda la piscina en apnea, sin palmas ni trujillos.
Una gran satisfacción, la verdad. Eso sí, sales que estás casi convulsionando, pero es pura cuestión de voluntad… A partir de ahora mi nuevo reto es hacer un entento cada vez que voy, hasta que me salga siempre… Si tu vuoi tu puoi!

Leave a Reply

Your email address will not be published.