en el RM 10.50

Tercera y última semana de navegación por Bretaña sud: esta vez somos 8 a bordo de un barco de 10,50 m! Sin embargo todo fluye muy bien, gracias también a Gildas, un monitor relajado pero también muy deportivo.  Quitando una tarde de encalmada tuvimos siempre un buen viento consistente, a veces hasta fuerza 6 con rafagas a 7.  Como la semana anterior, fuimos alcanzados por un temporal antes de haber tenido el tiempo de arriar el spinnaker, que se fué al agua… así que tuve por fin la ocasión de tener que cortar una driza de spi (en realidad no era una driza, sino el reenvío del puño de amura de uno spi asimétrico: se había hecho un nudo y por la tensión era imposible deshacerlo, así que por fin le dí un uso a la navaja que hay que siempre llevar encima…)

El perímetro de navegación fué practicamente el mismo de la semana anterior, y esto me facilitó mucho la tarea de pilotaje. A Lorient fuimos a hecer maniovras de atraque en la mismísima Cité de la Voile Éric Tabarly, así que pudimos ver el Pen Duic IV desde cerca, y otros veleros impresionantes.

Nuestro RM 10.50, por su lado, resultó ser muy confortable y acojedor incluso para 8 tripulantes, pero parece que sea un barco muy caro, al ser construido en contrachapado marino recubierto de epoxi, y por lo que vimos no es ni specialmente performante (aún que llegamos a hacer 10 nudos como velocidad máxima en surf), ni realmente sólido (a pesar de ser casi nuevo, ya tenía unas grietas importantes…)

Y quiero añadir una cosa más a propósito de este stage de nivel cuatro: no lo aconsejo a nadie, porque es pedagógicamente muy poco formador ser 8 tripulantes con un solo monitor y un solo barco: solo para que cada uno haga una maniovra en puerto te tiras horas y horas atracando y desatracando. Es algo que les Glénans se tendrían que replantear.

Singladura de la semana: 172 mn

Leave a Reply

Your email address will not be published.