de Canet en Roussillon hasta Turquía

Tomamos la decisión de la noche a la mañana: un mail de una empresa de traslados de barcos me avisava que el skipper Denis buscaba tripulación voluntaria para llevar un oceanis 43 nuevo desde Canet en Roussillon (Perpignan) hasta Istanbul. Unas llamadas para arreglar los detalles, otras para hacer cuadrar los compromisos de trabajo, y voilà: el 23 de febrero yo y Flavia llegamos al puerto de salida, y por fin conocemos a nuestro capitán. Muy majo, menudo personaje… Lo que sí nos enteramos de unos cambios de ultima hora: la ciudad turca de destino no será Istambul sino Turguetreis, un pueblito al lado de Bodrum (lástima! ya me había ilusionado con cruzar el estrecho de Dardanelles, el mar de Mármara y entrar en el Bósforo…)

 

Otro cambio era el barco, que iba a ser de eslora un poquito mayor (46 pies). Este Beneteau, barco de 250.000 euros recién salido del astillero, nos asombró a lo largo del viaje por la cantidad de detalles mal hechos (puertas que no cierran, picaportes que se te quedan en la mano…) y la impresión generál de estar en una caravana de platico flotante, pensada para relucir en algún fondeo tranquilo de verano, toda diseño y poca robustez… como hacen los ricos a gastarse tanta plata en un cacharro así? Si con el mismo dinero te puedes comprar un OVNI de ocasión y dar 3 vueltas del mundo? Y porqué se siguen fabricando velas mayores enrolladas en el palo, si está claro que es una cagada?
Bueno, de todas formas el cambio más importante fué que en lugar de ir a 4, al final sólo fuimos los 3, así que si en principio teníamos la idea de hacer los cuartos juntos yo y Fla, sobre la marcha tuvimos que enrollarnos bastante más.

 

Igualmente la travesía fué estupenda, y tuvimos mucha suerte con el meteo, escaqueándonos entre todos los temporales que cruzaron nuestra ruta poco antes o poco después…
El 24 por la tarde zarpamos desde Canet, el 27 hicimos una rapida escala a Bonifacio, el 29, trás cruzar el Tirreno, una escala a Lipari de una tarde entera (ahy, la comida italiana…) para luego tirar recto sin más escalas a travez del estrecho de Messina, el mar Ionio, y el Egeo, para llegar a destino el 3 de marzo.

 

Estuvimos comiendonos millas a 6 nudos de media, apoyandonos a motor si las velas no nos daban almenos 5 nudos, porque Denis obviamente tenía prisa (ya que cobra por traslado, y no por día!). Tuvimos un poco de todo: tanto encalmadas cuanto 30 nudos de viento al través… estuvimos ciñiendo las últimas 48 horas con un buen fuerza 6, y casi siempre hizo bastante frio. Pero nunca llovió, y esto se agradece!
Gracias al piloto automático, gobernar el barco era facultativo, así que dependiendo del momento estábamos de guardia trimando velas o mirando pelis en el portatil… siempre con un ojo al horizonte, naturalmente! Y al rumbo sobre el fondo…
Y así transcurrió mi primera navegación de altura, 1260 millas en 8 días y 9 noches, con a penas 2 escalas…
Y así llegué por primera vez a Turquia, tierra cargada de historia, donde la gente es super amable… Bodrum, Izmir, y finalmente Istanbul… ciudad increible y hermosa. Vaya a vacaciones, tanto más ricas cuanto inesperadas!!

 

(Singladura del viaje: 1260 mn)

Leave a Reply

Your email address will not be published.