desde el Atlántico hasta al Golfo del Leone (parte III: Baleares)

Por las islas Pitiusas nos esperaba una semana de fondeos, ya que los puertos en agosto son inalcanzables (por congestión y sobretodo por precio). No disponiendo de anexo, acabé comprando una barca inchable de juguete y un par de remos, que nos sirvió perfectamente! Coincidió que Capitán Nico estaba charteando la Evasion, así que pudimos hacer un poco de ruta juntos… Tras repostar en el puerto de Formentera, estuvimos una noche en las boyas gratis de Espalmadors (hay que reservarlas en www.balearslifeposidonia.es o, una vez de alta, llamar al 902 422 425. También se puede esperar las 18:oo por si queda alguna libre… de todas formas las áreas dónde el fondeo es prohibido son limitadas, y siempre cabe la posibilidad de echar el ancla).


El 12 de agosto, después de una vuelta por Es Vedrá, fuimos a fondear en la estupenda cala Porroig, en el Sur de Ibiza.
El 14 nos fuimos a S.Antoni… cómo no tenía cartografía detallada de Ibiza, navegábamos a cierta distancia de la costa, cuando vimos que había un bonito islote (Illa des Boscs), y que pasando entre el y la costa hubiéramos acortado la ruta de unas millas. Al aproximarnos le pregunté al capitán de un mega velero que estaba fondeado si había suficiente sonda para pasar, y muy amablemente consultó su carta y me indicó, en inglés, por dónde pasar. Lastima que hubo un malentendido, y fuimos recto a embarrancar! Suerte que la Sylphide no sufrió mucho, y saltando al agua la pude empujar hacia atrás… mientras el capitán que me había facilitado la información, viendo que nos habíamos ido por el lado equivocado, había montado en su zodiac y venía en nuestra ayuda… Aclarada la ruta segura, pudimos proceder hasta S.Antoni sin más complicaciones.
Allí fondeamos cerca del mítico Hallve Maan, aunque no nos cruzamos con el nuevo armador.
Gracias a nuestra barca inchable, fuimos a cenar por ahi y también encontramos un locutorio. Mirando el parte meteo de los días siguientes, y los personajes que poblaban este rincón del mundo, decidimos zarpar la noche misma, para llegar a Mallorca con luz de día. La decisión dió resultado y la travesía transcurrió amena, aún que las primeras 2 horas, mientras salíamos de la bahía, estuve bastante en paranoia porque no se veía absolutamente nada: sin luna, sin sonda y sin radar, sin la cartografía de recalada, habiendo embarrancado pocas horas antes, me iba dejando en la estela las luces del parque de atracción que es este pueblo ibizenco, para meterme en la tiniebla. Igualmente una imprudencia era necesaria, porque teniendo que cubrir 64 millas, salir con luz de día hubiese supuesto un aterrizaje a oscuras. Y enseguida la noche se pintó de estrellas, incluso conté 6 estrellas fugaces durante mi guardia!


Después de pasar una noche a sotavento de la isla Malgrats, fuimos a fondear en Andratx. Allí hay un puerto público, a gestión directa, que por lo tanto no es caro. Cómo dispone de a penas 2 pantalanes, en verano es mejor reservar en www.portsib.es con 3 días de antelación. Allí pudimos disfrutar de una buena ducha después de una semana de agua salada!!
El 20 de agosto cubrimos las 20 millas que separan Andratx de la cala de la Foradada, tirando bordadas con viento totalmente en contra: cómo bien sabe quien navega, a parte de la ley de Coriolis y del efecto Venturi, los vientos son afectados en ambos emisferios por la ley de Murphy, que dice que si reservaste un puerto 2 días, pagando por adelantado, en esas 48 horas soplará el viento ideal para seguir tu ruta, mientras el día que te quieras ir soplará en contra. Igualmente la noche fué encantadora y muy tranquila, la Sylphide siendo el único barco fondeado en la cala de la Foradada, con la sola compañía de las cabras que saltaban por las rocas circunstantes.
El 21 estuvimos en Sóller, nuestra ultima escala antes de volver a Barcelona.

(Singladura del viaje: 144 mn)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *